Galletas blanditas de calabaza y chips de chocolate

Esta semana os traigo una receta de lo mas otoñal, unas galletas blanditas de calabaza con chips de chocolate. ¡Están deliciosas!

Yo acabo de probar la receta por primera vez ahora mismo, las he sacado del horno hace cosa de un par de horas, y no me he podido esperar a publicar la receta. Son súper sencillas de hacer, seguro que os encantan.

Los ingredientes que necesitaréis son los siguientes:

IMG_7085

  • 250 gr de harina (2 cups)
  • 1 ½ cucharaditas (teaspoons) de levadura
  • 1 cucharadita (teaspoons) de bicarbonato
  • 1 ½ cucharaditas (teaspoons) de canela en polvo
  • ½ cucharadita (teaspoon) de sal
  • 2 huevos
  • 225 gr de azúcar (1 cup)
  • 125 ml de aceite (1/2 cup)
  • 220 gr de calabaza hervida (1 cup)
  • 180 gr de chips de chocolate (1 cup)

Precalentamos el horno a 160ºC y cubrimos nuestra bandeja del horno con papel antiadherente.

Añadimos a la harina la levadura, el bicarbonato, la canela y la sal. Mezclamos y reservamos.

IMG_7093

Comenzamos a batir los huevos junto con el azúcar durante cinco minutos. Añadimos el aceite y la calabaza, y continuamos batiendo.

IMG_7097 IMG_7100 IMG_7106

A continuación añadimos la mezcla de harina. Batimos.

IMG_7110

Por último, incorporamos los chips de chocolate.

IMG_7111

La masa es mas líquida que la las clásicas galletas, se parece en textura a las masas de las whoopie pies, por lo que tendremos que ayudarnos de una cuchara para repartirla en la bandeja del horno y dar forma a las galletas.

Horneamos durante unos 12 minutos.

Dejamos reposar sobre la bandeja unos 5 minutos y a continuación movemos a una rejilla para permitir que enfríen por completo.

IMG_7119 IMG_7122

IMG_7123 IMG_7128

Antes de despedirme os recuerdo que ya está a la venta mi libro, Pasión por las Cupcakes, donde podéis encontrar cientos de deliciosas recetas. Podéis encontrarlo en Fnac, El Corte Inglés, Casa del libro, Amazon, etc ¡Espero que os guste!

Cupcakes

Galletas Springerle

¡Hola a todos! ¿Qué tal va la semana? Yo la verdad es que no me puedo quejar. ¿Sabéis donde estoy? ¡En Sitges! Y, ¿Sabéis que hago aquí? Acudir al curso integral de diseño y decoración de tartas con Patricia Arribálzaga en Cakes Haute Couture. ¡Está siendo genial! ¡Después de varios años en este mundillo es la primera vez que acudo a un curso de algo! A la vuelta os contaré todos los detalles, pero ahora a lo que vamos.

Hoy os traigo una receta que llevaba bastante tiempo queriendo hacer pero que, como siempre, nunca encontraba el momento de ponerme a ello. Se trata de las ahora tan de moda galletas Springerle.

Hace tiempo me compré un molde para hacerlas en una feria de repostería porque me llamó mucho la atención los diseños tan bonitos que tenían. Como es habitual en las ferias, el vendedor de estos moldes tenía unas galletitas hechas para que la gente las probase. Bonitas eran preciosas, pero buenas, buenas no estaban. Mas que nada me parecieron muy duras la verdad. Creo que este fue uno de los motivos de mi reticencia a probar la receta, pensé que sería, como pasa con muchas otras recetas, un dulce mas para la vista que para el paladar, y a mi eso no me gusta nada.

Ahora os digo, después de haber probado esta receta que os traigo hoy, que estaba muy equivoca. Además de espectaculares, las galletas están de muerte. No exagero, son una auténtica delicia y muy diferentes a cualquier otra galleta. De hecho diría que se trata de un cruce entre una galleta y un bizcochito. Cuando las probéis entenderéis lo que os digo. De verdad que es una receta muy recomendable, hacia tiempo que no descubría ninguna receta nueva de esas que te llaman la atención y que estás segura que repetirás a menudo. ¡Os animo a que las probéis! Además, de vista a las Navidades, me parece un regalito precioso para llevar a casa de familiares y amigos.

La receta es la siguiente:

IMG_6961

  • ¼ cucharadita (1/4 teaspoon) de Bicarbonato de amonio
  • 1 cucharada sopera (1 tablespoon) de leche entera
  • 3 huevos grandes, a temperatura ambiente
  • 375 gr de azúcar glas (3 cups)
  • 57 gr de mantequilla, a temperatura ambiente (1/4 cup)
  • un pellizco de sal (1/4 teaspoon)
  • ¼ cucharadita (1/4 teaspoon) de anís (se puede sustituir por cualquier extracto de sabores, doblando la cantidad)
  • 455 gr de harina (1 lb)

Comenzamos disolviendo el bicarbonato de amonio en la leche y dejando reposar media hora.

IMG_6967

Comenzamos a batir los huevos, durante media hora, hasta que tripliquen su volumen.

IMG_6970 IMG_6971 IMG_6973

Poco a poco vamos añadiendo el azúcar glas.

IMG_6974

Cuando se haya incorporado por completo añadimos la mantequilla, sin dejar de batir, hasta que desaparezca cualquier posible trozo.

IMG_6977

Añadimos la mezcla de la leche y el bicarbonato de amonio, y también la sal y el anís o extracto que vayamos a usar. Batimos.

Añadimos la harina poco a poco. Terminamos de amasar con las manos, hasta obtener una masa firme. Si lo deseáis podéis teñir parte de la masa con colorantes en gel, como hice yo.

IMG_6979 IMG_6980 IMG_6981

Con ayuda de un rodillo extendemos la masa sobre una superficie enharinada. Es importante que la masa no quede muy fina ya que al presionar el cortador es inevitable aplastar la masa bastante.

IMG_6984 IMG_6986

Cuando tengamos la masa extendida, enharinamos ligeramente el molde con ayuda de un pincel y presionamos sobre la masa. A continuación, con un cortador normal, en este caso redondo, cortamos la galleta. Conviene hacer las galletas de una en una ya que si presionamos una detrás de otra, la anterior se deformará.

IMG_6989 IMG_6990 IMG_6991

Vamos colocando las galletas sobre la bandeja del horno cubierta con papel antiadherente. Cuando todas las galletas estén cortadas y en la bandeja habrá que dejarlas reposar 24 horas sobre la encimera de la cocina. No hay que guardarlas en la nevera.

IMG_7005 IMG_6993 IMG_6996 IMG_7002 IMG_7007

Al día siguiente comprobaremos que han creado una “costra” durita en la parte superior, en el dibujo, y que por abajo la parte central sigue húmeda. Así es exactamente como deben estar.

IMG_7013 IMG_7012 IMG_7010 IMG_7007

Horneamos a 130ºC durante 10-15 minutos, dependiendo del tamaño. Es importante que no se doren, por eso se hornean a baja temperatura (Una de las características mas diferenciadoras de estas galletas es su aspecto blanquecino)

IMG_7019 IMG_7028 IMG_7030 IMG_7022

¿Verdad que quedan preciosas? Espero que os animéis a probarlas y me enseñéis como os han quedado.

IMG_7037_2 IMG_7034

¡Hasta la semana que viene!

IMG_7038 IMG_7033

Pd. Os recuerdo que todavía estáis a tiempo de votar a mi blog en los Premios Bitácoras 2013. ¡os lo agradecería enormemente! ¡Haz click en la imagen inferior para votar! ¡Muchísimas gracias!

300x200

¡Deja que Bakemania lo haga por ti!

info@bakemania.es

Las mejores Chocolate Chip Cookies (¡¡por fin he dado con ellas!!) y GANADOR CONCURSO MAGIC DECOR

Otra de esas recetas que parecen mas fáciles de lo que son es la de las clásicas chocolate chip cookies. Todo el mundo puede hacer una galleta, y es raro que estén malas, pero hacer la perfecta chocolate chip cookie puede resultar mucho mas complicado de lo que uno espera.

Yo he probado un montón de recetas diferentes, y aunque no estaban malas, estéticamente no llamaban mucho la atención. Lo que solía pasarme era que tras el horneado se me quedaban demasiado aplastadas y finas, y eso que había probado incluso a hornearlas haciendo bolas con la masa que ni siquiera aplastaba. En fin, que nada tenían que ver con las galletas que compras en las tiendas. ¡Incluso las industriales del súper tenían mejor aspecto!

Hace poco di con una receta que no sé porqué me dio muy buena espina, y decidí darle una última oportunidad a estas galletas. El resultado: espectacular. Se han convertido en las chocolate chip cookies que haré de ahora en adelante. Están deliciosas y de verdad os prometo que os saldrán perfectas.

Hace unos días pasé el fin de semana fuera con unos amigos y decidí llevarlas para amenizar el viaje en coche. A todos les encantaron y las galletas volaron en seguida. Así que pasada la prueba de fuego, y después de las buenas críticas, esta receta se convierte oficialmente en mi chocolate chip cookie predilecta.

Los ingredientes necesarios para elaborarlas son los siguientes

IMG_6725

  • 500 gr de harina (4 cups)
  • 1 cucharadita de levadura (1 teaspoon)
  • 1 cucharadita de bicarbonato (1 teaspoon)
  • 170 gr de mantequilla (1 ½ cups)
  • 225 gr de azúcar (1 ¼ cups)
  • 250 gr de azúcar moreno (1 ¼ cups)
  • 2 huevos
  • 1 cucharada sopera de extracto de vainilla (1 tablespoon)
  • 190 gr de chips de chocolate con leche (1 1/4 cups)
  • 190 gr de chips de chocolate blanco (1 1/4 cups)

Comenzamos precalentando el horno a 175ºC.

En un recipiente amplio mezclamos la harina, la levadura y el bicarbonato. Reservamos.

IMG_6732

Empezamos a batir la mantequilla junto con el azúcar y el azúcar moreno durante unos segundos, lo justo para que ambos ingredientes queden incorporados.

IMG_6735 IMG_6737 IMG_6738

Añadimos los huevos y el extracto de vainilla.

IMG_6742 IMG_6744

Incorporamos la harina y batimos diez segundos. A continuación pasamos a trabajar la masa con las manos, para evitar batir demasiado.

IMG_6745

Por último añadimos los chips de chocolate, también ayudándonos con las manos.

IMG_6746 IMG_6751

Sobre una bandeja de horno cubierta con papel antiadherente colocamos bolas de tamaño ligeramente menor al de una pelota de golf. No hay que aplastar las pelotitas, las metemos al horno tal cual. Horneamos durante 10-12 minutos o hasta que veamos que el borde inferior empieza a dorarse. Si tocamos las galletas veremos que estarán muy blandas y mucha gente piensa que no están hechas y las hornean mas. Las galletas siempre están blandas al sacarlas del horno, parecen crudas, y es al enfriarse cuando se endurecen, por lo que la manera de comprobar si están o no hechas es por el color.

Al sacarlas del horno las dejamos reposar sobre la propia bandeja hasta que hayan endurecido y podamos moverlas a una rejilla, donde las dejaremos hasta que hayan enfriado por completo.

IMG_6754 IMG_6756 IMG_6758

Y después…¡a disfrutarlas!

IMG_6759 IMG_6761

Tenéis que animaros a hacerlas, no os van a defraudar. Y ahora con vistas a las Navidades son el detalle perfecto para regalar a alguien algo hecho en casa.

Y ahora…¡llegó el momento! Ya tenemos ganador del maravilloso kit Magic Decor que Mama Cake sorteó a través de Bakemania.

Screen shot 2013-10-02 at 2.57.52 PM

¡Enhorabuena Magy Bilbao! Espero que lo disfrutes y nos enseñes pronto tus creaciones.

Screen shot 2013-10-02 at 3.00.18 PM

Screen shot 2013-10-02 at 2.58.58 PM

Muchísimas gracias a todos los que habéis participado, y no desistáis, ¡que dentro de poco podré compartir con vosotros muchas mas sorpresas!

Y antes de despedirme os recuerdo que este año me encantaría participar en los premios Bitácoras 2013 y que para hacerlo necesito vuestra ayuda. Si os gusta mi blog, haced click en la imagen que pongo a continuación y votad a bake-mania.com como mejor blog gastronómico. ¡Muchísimas gracias!

300x200

Mini galletas con crema de chocolate

¡Ya estoy de vuelta! ¿Qué tal os han ido las vacaciones? Espero que la vuelta a la realidad no se os esté haciendo demasiado cuesta arriba…

Hoy recupero la actividad del blog post-vacaciones y os traigo una riquísima receta que vi hace ya bastante tiempo en La receta de la felicidad y que llevo queriendo hacer desde entonces. Se trata de unas mini galletas de mantequilla rellenas de ganache de chocolate. Súper sencillas de hacer y muy monas para empaquetar en bolsitas y regalar. Además se mantienen perfectas durante bastante tiempo.

Los ingredientes para la masa de las galletas son

(puedes visitar la receta original haciendo click aquí)

IMG_6198

  • 400 gr de harina
  • 125 gr de azúcar glas
  • 200 gr de mantequilla fría, cortada en pequeños cubos
  • 1 huevo
  • 1 pellizco de sal

Para preparar la masa mezclamos la harina junto con el azúcar glas y la sal.

IMG_6205

Añadimos el huevo y la mantequilla e incorporamos bien con las manos, hasta obtener una masa uniforme.

IMG_6206 IMG_6209

Dividimos la masa en dos partes, cubrimos con papel film y refrigeramos.

IMG_6214

A continuación estiramos la masa entre dos capas de papel antiadherente. Hay que intentar dejar la masa lo mas fina posible, para que las galletas queden proporcionadas.

IMG_6215 IMG_6216

Cuando tengamos la masa lista, volvemos a refrigerarla. Es muy importante que esté fría ya que al hacer galletas tan pequeñas es fácil que se deformen si la masa está demasiado blanda.

Con ayuda de un cortador circular pequeño vamos dando forma a las galletas. Cuando estén listas, refrigeramos unos 15 minutos mas antes de hornearlas.

IMG_6218 IMG_6220 IMG_6221 IMG_6223

Horneamos a 170ºC durante 5 minutos aproximadamente. Sacamos del horno y dejamos enfriar.

IMG_6228

Mientras enfrían nos ponemos manos a la obra con el relleno, para el que necesitaremos

IMG_6232

  • 150 gr de chocolate negro
  • 100 gr de mantequilla
  • 100 gr de azúcar glas

Derretimos al fuego la mantequilla junto con el chocolate, con mucho cuidado de que no se queme. Cuando ambos ingredientes estén totalmente derretidos vamos añadiendo el azúcar glas, poco a poco y sin dejar de mezclar.

Con mucho cuidado metemos la mezcla en una manga pastelera, y antes de que la ganache enfríe ponemos un poquito en la mitad de las galletas.

IMG_6237 IMG_6242

Con la otra mitad “cerramos” los sándwiches.

IMG_6244 IMG_6245

¿Qué os parecen? Sencillo, ¿verdad? Y os prometo que están deliciosas.

IMG_6250 IMG_6255

Además tienen un tamaño perfecto para sacar si tenemos invitados a la hora del café.

IMG_6263 IMG_6260

¡A ver si os animáis a probarlas!

¡Hasta el Lunes que viene! ¡Feliz semana!

Galletas Linzer

¿Qué tal lleváis la semana? ¡Ya queda menos para el viernes! Y hasta entonces…¡receta nueva!

¿Conocéis las típicas pastas de mantequilla que tienen dos tapas de galleta y un relleno de mermelada de fresa? Esas que se encuentran en las pastelerías de toda la vida. ¿Soy yo ya la única que no tenía ni idea de que se llamaban galletas Linzer? Mejor no contestéis a eso…

Estas galletas son de esos dulces que nunca se me ocurriría comprar a mi, pero sin embargo cada vez que iba a algún lado y alguien sacaba la típica bandeja de galletas surtidas, yo siempre me lanzaba a por la Linzer, y a continuación pensaba “no sé porqué nunca compro estas galletas con lo ricas que están”

Y a partir de ahora NUNCA las compraré porque de verdad que con la receta que os traigo hoy obtendréis las mejores galletas Linzer del mundo. ¡Están de muerte! Y lo mejor de todo es que no pueden ser mas sencillas, a penas tardé una hora en hacerlas. Muy recomendables.

Las hice ayer, así que todavía no puedo confirmaros este dato, pero tengo entendido que duran bastante tiempo, hasta dos o tres semanas, y que el relleno evita que las galletas se sequen. ¡Todo ventajas!

Los ingredientes necesarios son

IMG_5000

  • 450 gr de harina
  • 130 gr de azúcar glas
  • 3 yemas de huevo
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 225 gr de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
  • Mermelada de fresa

Comenzamos batiendo la mantequilla junto con el azúcar glas.

IMG_5004

A continuación añadimos las yemas y el extracto de vainilla, y seguimos batiendo.

IMG_5006 IMG_5010

Por último añadimos la harina, y mezclamos únicamente hasta que los ingredientes se hayan incorporado.

IMG_5012 IMG_5014

Llegados a este punto amasamos unos segundos mas con las manos.

Envolvemos la masa en papel transparente y refrigeramos una hora. O al menos eso dice la receta original de Haniela’s. Yo metí la masa en la nevera el tiempo que tardé en sacar el rodillo y los cortadores y preparar las bandejas del horno y la superficie de trabajo. 10 minutos escasos.

IMG_5019

Damos forma a las galletas, intentando que no tengan un grosor superior a 3mm (recordad que llevaran dos “tapas” y no queremos que queden demasiado gordas) No os olvidéis de hacer un corte central con un cortador de tamaño inferior en la mitad de las galletas.

IMG_5028

Horneamos durante 7 minutos aproximadamente.

IMG_5034

Una vez frías, rellenamos con una cucharadita de mermelada de fresa y formamos los “sándwiches”.

IMG_5041 IMG_5046 IMG_5057

Por último, si queréis, podéis mojar un extremo de la galleta en un poco de chocolate derretido.

IMG_5074 IMG_5081

¡No me diréis que no es sencilla esta receta! ¡Vais a triunfar con vuestras pastas caseras!

IMG_5108

Antes de irme os recuerdo que el Lunes comenzó un maravilloso sorteo en Bakemania y que tenéis hasta el Domingo para participar. Haced click aquí para visitar la entrada del sorteo y poder probar suerte.

IMG_5112 IMG_5120

¡Hasta la semana que viene!

Galletas de millonario

Muchas veces me habéis preguntado cuál es mi libro de repostería favorito. La verdad es que me resulta complicado elegir solo uno, todos tienen cosas buenas y malas, recetas que salen mejor y recetas que desearías no haber probado nunca. Pero hay uno al que siempre acudo cuando no tengo tiempo que perder y necesito alguna receta que no me dé ningún susto. Se trata de How to be a domestic Goddess (Baking and the art of comfort cooking) de Nigella Lawson. Tratándose de Nigella, el éxito está asegurado. Cientos de recetas sencillas, sin pretensiones, y sobre todo, deliciosas.

La receta que os traigo hoy está basada en una de las que incluye este muy recomendable libro.

Se trata de un clásico de la repostería por lo general poco conocido en España. Galletas de millonario o Millionaire´s shortbread.

Una “barritas” sencillísimas de hacer y que gustan a todo el mundo. Infinitamente mejores que cualquier chocolatina que podáis encontrar en tiendas.

Todo lo que se necesita para hacerlas es:

  • 225 gr de harina
  • 75 gr de azúcar
  • 375 gr de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
  • 397 gr de leche condensada
  • 325 gr de chocolate

Antes de nada, engrasamos el molde que vayamos a utilizar, y precalentamos el horno a 170ºC.

En un recipiente grande pones la harina y el azúcar.

 

Añadimos 175 gr de la mantequilla, y amasamos con las manos.

Obtendremos una masa similar a la de cualquier galleta, quizá algo mas pegajosa.

Con esta masa cubrimos la base de nuestro molde, y horneamos unos 30 minutos, hasta que la superficie quede doradita.

Sacamos del horno y dejamos que enfríe por completo.

A continuación, derretimos la mantequilla

 

y añadimos la leche condensada.

Calentamos durante 6 ó 7 minutos, hasta que comience a hervir y adquiera un color mas oscuro.

Vertemos la mezcla de leche condensada en nuestro molde, sobre la base de galleta, y dejamos que se asiente.

Por último, derretimos el chocolate, y cubrimos toda la superficie de nuestras barritas.

 

Una vez se haya enfriado, metemos el molde en la nevera un par de horas. A continuación lo sacamos, y dejamos reposar fuera otra hora mas o menos, para que sea mas sencillo de cortar. Si intentamos cortarlo nada mas sacarlo de la nevera, es muy probable que la capa de chocolate se agriete y salgan trozos poco uniformes.

 

Se puede conservar perfectamente a temperatura ambiente.

Fácil, ¿Verdad?

 

¡Deja que Bakemania lo haga por tí!

Visita www.bakemania.es para hacer tu pedido.

¡Sigue a Bakemania en Facebook!

Galletas de naranja con chocolate

Naranja y chocolate. Otra combinación infalible. Y si es en forma de galleta…¡pocos podrán resistirse!

Además, no se trata de cualquier galleta, ni mucho menos…Hoy os traigo la galleta mas tierna jamás horneada.  De hecho, se trata mas bien de un cruce entre una galleta y una whoopie pie. Suena bien, ¿verdad? ¡Son una auténtica delicia!

Si queréis probarlas necesitaréis

187 gr de harina

un pellizco de sal

½ cucharadita (de café) de bicarbonato

½ cucharadita (de café) de crémor tártaro

170 gr de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente

80 gr de azúcar glas

1 yema de huevo

1 cucharadita (de postre) de extracto de vainilla

1 cucharada sopera generosa de leche

1 cucharada sopera generosa de zumo de naranja

1 cucharada sopera generosa de ralladura de naranja

Combinamos en un recipiente la harina, sal, bicarbonato y crémor tártaro. Reservamos.

Ponemos la mantequilla en el recipiente de nuestra batidora eléctrica, y batimos a baja velocidad durante unos tres minutos, hasta que quede muy suave.

Añadimos poco a poco el azúcar, y continuamos batiendo.

Incorporamos la yema de huevo y el extracto de vainilla, y batimos un minuto mas.

Con la batidora en funcionamiento, añadimos la mitad de la mezcla de harina, seguida de la leche.

Incorporamos también el zumo de naranja y la ralladura.

Por último, añadimos el resto de la harina, y batimos unos segundos hasta que quede incorporado. Con ayuda de las manos, terminamos de dar forma a la masa.

Conviene envolver la masa en papel film y refrigerar durante 1 hora (o hasta tres días).

Cuando estemos listos para hornear las galletas, precalentamos el horno a 175ºC y cubrimos la bandeja del horno con papel antiadherente. Formamos bolitas con la masa del tamaño de una pelota de golf, quizá incluso un pelín mas pequeñas, y colocamos en la bandeja, dejando una separación de 5 cm entre galleta y galleta.

Con la palma de la mano, las aplanamos ligeramente.

Horneamos durante 10 minutos, o hasta que los bordes empiecen a dorarse. Sacamos la bandeja del horno y las dejamos reposar unos minutos, ya que estarán demasiado blandas como para poder moverlas. Cuando se hayas estabilizado, las transferimos a una rejilla para dejar que se enfríen por completo.

Una vez frías, derretimos un poco de chocolate negro en una manga pastelera desechable, y decoramos las galletas como mas nos guste.

 

 

¡Deja que Bakemania lo haga por tí!

Visita www.bakemania.es para hacer tu pedido.

¡Sigue a Bakemania en Facebook!

Galletas de avena con chips de chocolate

Hoy os traigo la receta de la galleta mas solicitada en Milk & Cookies Bakery, la tienda del Greenwich Village que elabora las mejores galletas de toda la ciudad.

Se trata de la Milk & Cookies Bakery Classic Chocolate Chip Cookie. Suena bien, ¿verdad? ¡Pues sabe mejor!

Son unas galletas mucho mas ligeras que cualquier otra chocolate chip cookie. Son muy muy finitas, con un exterior crujiente y un corazón tiernísimo. Son una auténtica delicia.

Para hacer alrededor de dos docenas necesitaremos

312 gr de avena

250 gr de harina

1 cucharadita de levadura

1 cucharadita de bicarbonato

½ cucharadita de sal

340 gr de mantequilla, a temperatura ambiente

200 gr de azúcar

200 gr de azúcar moreno

2 huevos grandes

½ cucharadita de extracto de vainilla

500 gr aprox. de chips de chocolate

Precalentamos el horno a 175ºC y cubrimos la bandeja del horno con papel antiadherente.

En un recipiente mezclamos la harina, la avena, la sal, la levadura y el bicarbonato. Reservamos.

Ponemos la mantequilla en el recipiente de nuestro mixer eléctrico y batimos un par de minutos hasta que se ablande un poco y quede cremosa.

Añadimos el azúcar y continuamos batiendo.

A continuación incorporamos el azúcar moreno, sin dejar de batir.

Añadimos lo huevos, de uno en uno, y batimos tras cada incorporación. Añadimos también la vainilla.

Incorporamos la mezcla de harina-avena. Llegados a este punto, yo prefiero amasar con las manos, ya que así es menos probable que trabajemos demasiado la masa y que esta se quede seca.

Por último, añadimos los chips de chocolate.

Hacemos bolitas de unos 4 cm y las colocamos sobre la bandeja del horno, dejando una separación de unos 5 cm entre ellas.

Con la palma de la mano, las aplanamos un poco, pero sin aplastarlas, simplemente les damos un toquecito para quitarles la forma de pelota.

La receta dice que hay que hornearlas durante 15 minutos, pero yo recuerdo haberlas tenido algo menos. En cualquier caso, es muy fácil ver cuando están hechas. En el momento en que los bordes se doren y arruguen un poco, están listas. Al sacarlas, parecerán muy blandas, y será imposible moverlas sin que se rompan. Por eso hay que dejarlas reposar en la propia bandeja unos cinco minutos, y en seguida endurecerán. En cuanto veáis que se pueden mover, las trasladáis a una rejilla para dejar que se enfríen por completo.

Si no queréis hornear todas las galletas de una vez, podéis poner las bolas que no queráis hornear sobre una bandeja y congelarlas. Un vez estén congeladas, las retiráis de la bandeja y las metéis en una bolsa de congelación. Aguantarán en el congelador (en teoría) hasta un mes, (en la práctica) hasta tres meses…o mas.

Cuando queráis usarlas podéis hornearlas directamente congeladas, aumentando el tiempo de horneado, o también podéis sacarlas la noche antes y dejarlas en la nevera antes de hornearlas.

 

 

¡Deja que Bakemania lo haga por tí!

Visita www.bakemania.es para hacer tu pedido.

¡Sigue a Bakemania en Facebook!

Galletas Paz Mundial. Si se llaman así será por algo. Digo yo.

Seguro que muchos habréis oído hablar de Julia Child, Daniel Boulud o Pierre Hermé, pero es posible que no conozcáis a Dorie Greenspan, co-autora de muchos de sus libros, que se ha mantenido durante años en un modesto segundo plano.

No hay mejor forma para conocer a Greenspan que a través de una de sus galletas más famosas, la galleta paz mundial, que ha sido versionada e incluso copiada por los mejores reposteros infinidad de veces. Basada en una receta original de Pierre Hermé, prometo que estas galletas no pueden defraudar a nadie.

Mi libro favorito de Dorie, donde podéis encontrar, entre muchas otras cosas, la receta de estas fabulosas galletas, se titula Baking: From my home to yours, y os lo recomiendo a todos. Es un must en la librería de cualquier repostero que se precie.

Y ahora, los ingredientes para la creación de semejante delicia

175 gr de harina

30 gr de cacao en polvo sin azúcar

½ teaspoon de bicarbonato

150 gr de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente

120 gr de azúcar moreno

50 gr de azúcar

¼ teaspoon de sal

1 teaspoon de extracto de vainilla

150 gr de chips de chocolate, o chocolate cortado en trocitos pequeños. Yo usé una combinación de chocolate con leche para cocinar y de chocolate para postre.

Tamizamos la harina, el cacao y el bicarbonato en un recipiente grande y lo reservamos.

Con un mixer eléctrico, batimos la mantequilla unos segundos hasta que se haya quedado muy suave y cremosa. Añadimos el azúcar moreno y el regular, la sal, la vainilla, y batimos durante un par de minutos mas.

Incorporamos ésta mezcla a nuestro recipiente de harina y, con las manos, amasamos bien hasta que queden todos los ingredientes incorporados. Evidentemente podéis incorporar la harina al mixer eléctrico si queréis y terminar de mezclar ahí, pero a mi me gusta hacer las galletas a mano, ya que si mezclas demasiado quedarán muy secas y duras una vez horneadas.

Por último, añadís los trocitos de chocolate y amasáis bien.

A continuación, hay que dividir la masa en dos, para que sea más fácil de manejar, y darle forma de tronco o tubo. Envolvemos nuestros troncos en papel film y los metemos en la nevera durante al menos 3 horas. Yo suelo meter uno en la nevera y congelar el otro, que durará en el congelador hasta 3 meses, y así siempre tienes galletas caseras a mano para cualquier emergencia.

Una vez transcurrido el tiempo, cortamos las galletas con un grosor de aproximadamente ½ cm.

Las ponemos sobre papel antiadherente en la bandeja del horno, y las horneamos a 160º durante 12 minutos. Parecerá que no están hechas, y no estarán muy firmes, pero creedme, están hechas. No las dejéis mas tiempo.

Hay que dejarlas reposar uno o dos minutos y a continuación transferirlas a una rejilla para que se terminen de enfriar. También podéis tomarlas calentitas, están deliciosas de cualquier modo.

Escuchadme bien: nunca, y digo NUNCA, vais a probar una galleta de chocolate mejor que ésta. Cambiará vuestra vida. No exagero. Probadlas y me contáis.

Galletas ajedrez de vainilla y chocolate

No os dejéis intimidar por el nombre, prometo que son mucho más fáciles de hacer de lo que parecen, además de tener la ventaja de que una vez montadas, pueden congelarse hasta que queramos hacerlas.

Es una galleta que de sabor está buenísima, y la verdad es que entra por los ojos con ese diseño y combinación de colores. Son perfectas para sacarlas con un café o un té cuando viene alguien a casa. Yo os recomiendo hacerlas en cuanto tengáis la ocasión, las congeláis, y cuando venga alguna visita inesperada les sorprendéis con una galleta casera recién hecha. ¿Existe algo mejor?

Los ingredientes son muy básico y estoy segura de que los tenéis a mano por casa. Para la masa de vainilla necesitamos

170 gr de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente

70 gr de azúcar

1 cucharada sopera de extracto de vainilla

la yema de un huevo grande (no tiréis la clara, la usaremos mas adelante)

190 gr de harina

Ponemos la mantequilla a temperatura ambiente y el azúcar en el bol de nuestro mixer y batimos bien, durante unos cinco minutos, hasta que quede una mezcla muy cremosa.

En un recipiente pequeño mezclamos la yema del huevo y el extracto de vainilla, y lo incorporamos a la mezcla de mantequilla y azúcar.

Batimos muy bien y vertemos esta mezcla sobre nuestro recipiente con harina.

Ayudándonos de las manos, mezclamos bien, incorporando todos los ingredientes pero sin amasar más de lo necesario, ya que cuanto más se amasa, más seca quedará luego la galleta. El secreto de cualquier galleta es amasar únicamente lo justo y necesario.

A continuación damos forma de lingote a nuestra masa y la envolvemos en papel film. La dejamos enfriar en la nevera un par de horas.

Mientras, pasamos a hacer la masa de chocolate, para lo que necesitaremos

114 gr de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente

100 gr de azúcar

1 cucharadita de extracto de vainilla

1 huevo grande

40 gr de cacao puro en polvo

½ cucharadita de bicarbonato

190 gr de harina

Un pellizco de sal

Al igual que con la masa de vainilla, mezclamos la mantequilla y el azúcar durante cinco minutos hasta obtener una mezcla muy cremosa.

A continuación añadimos el huevo entero y el extracto de vainilla.

En otro recipiente, tamizamos y mezclamos el cacao, la harina, la sal y el bicarbonato. A esta combinación le añadimos la mezcla de la mantequilla, azúcar y huevo.

Amasamos bien y volvemos a formar un lingote que envolveremos en papel film y dejaremos enfriar en la nevera un par de horas.

Pasado éste tiempo, sacamos nuestras dos masas de la nevera y las ponemos en una superficie limpia previamente espolvoreada con harina. Con ayuda de un rodillo, que también habremos cubierto de harina, damos forma a ambas masas, dejándolas de un grosor de medio cm más o menos, y con forma rectangular o cuadrada. Lo más importante es que ambas masas queden más o menos del mismo tamaño. A continuación cogemos un pincel y lo mojamos en la clara que nos había sobrado (¿no os encantan las recetas en las que se acaba utilizando el huevo entero y no hay que tirar nada?). Cubrimos con la clara la superficie de una de las masas y colocamos la otra masa encima, haciéndola coincidir todo lo que podamos.

Cortamos la masa por la mitad, volvemos a cubrir la superficie de una de ellas con clara, y colocamos la otra mitad encima, de forma que nunca haya dos colores iguales juntos, es decir, que quede chocolate-vainilla-chocolate-vainilla, o al revés.

Envolvemos de nuevo nuestra masa en papel film y la metemos ésta vez en el congelador, una media hora o un poco menos.

A continuación cortamos tiras de aproximadamente medio cm.

Cubrimos la cara de una de ellas con clara, y colocamos otra tira encima, alternando los colores. Cubrimos de nuevo esta cara con clara, y terminamos colocando una última tira.

Quedarán bloques  cuadrados alargados , que cubriremos en papel film y meteremos en el congelador otros diez minutillos. O si no vamos a cocinar las galletas en ese momento, dejamos los bloques en el congelador hasta que vayamos a utilizarlos.

Por último sacamos los bloques y cortamos galletas de medio cm de grosor más o menos, las colocamos sobre una bandeja de horno con papel antiadherente y las metemos al horno, a 175ºC doce minutos.

Pasado ese tiempo puede parecer que estén blandas, pero al enfriarse se endurecen así que no las dejéis en el horno más de 12 minutos. Prácticamente no cambian de color, únicamente se doran un pelín las esquinas. Pasados dos o tres minutos, las retiramos de la bandeja del horno con ayuda de una espátula y las dejamos enfriar sobre una rejilla.

Si dejamos el bloque en el congelador porque no lo vamos a usar de inmediato, lo único que hay que hacer cuando queramos cocinarlas es sacar el bloque 10 minutos antes para dejar que se ablande un poco, cortar las galletas y hornearlas durante 1 minuto más de lo normal.

Sé que las instrucciones del montaje de las galletas parecen extremadamente complicadas, pero de verdad que no lo son. Cuando las hagáis quedaréis encantados con el resultado.

Además, os dejo aquí el link a un video de youtube que he encontrado donde se ve perfectamente como se montan las galletas. Resulta difícil explicarlo por escrito y puede que mis instrucciones os resulten un poco confusas, pero si veis el video os quedará clarísimo.

Happy Baking!!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.607 seguidores

%d personas les gusta esto: